La Alacena
Salas Bodegas Campos


Tamizada por una celosía, la luz entra de la calle Lineros a este pequeño comedor  en el que caben sólo seis comensales, siendo  por ello un reservado adecuado para el almuerzo de un grupo de amigos, e incluso para  reuniones de trabajo reducidas.

De las paredes cuelga un repostero popular de temática taurina (obra de Marina González, como todos los que hay por la Casa) y piezas de antiguas  vajillas de loza de la Cartuja sevillana, que confieren a La Alacena un grato ambiente de casa familiar.

Salas y reservados
Bodegas Campos


Al usar este sitio acepta el uso de cookies para análisis y contenido personalizado. Más información.